semillas de angiospermas dicotiledóneas

Semillas de angiospermas dicotiledóneas

Las semillas de angiospermas dicotiledóneas son estructuras que contienen el embrión de una nueva planta, junto con una reserva de alimento y una cubierta protectora. Las semillas se originan a partir de los óvulos, que son las células reproductoras femeninas de las plantas. Cuando un óvulo es fecundado por un grano de polen, que es la célula reproductora masculina, se forma una semilla.

Las semillas tienen muchas ventajas para las plantas, ya que les permiten:

  • Sobrevivir a condiciones desfavorables, como sequía, frío o depredación, al entrar en un estado de latencia o dormancia.
  • Dispersarse a nuevos lugares, mediante diferentes mecanismos como el viento, el agua, los animales o la explosión.
  • Almacenar una gran cantidad de información genética, que se transmite a la descendencia.
  • Germinar cuando las condiciones son óptimas, iniciando el crecimiento de una nueva planta.

Tipos de semillas:

Entre los tipos de semillas, podemos distinguir dos grandes grupos según el número de cotiledones que poseen: monocotiledóneas y dicotiledóneas. Los cotiledones son las primeras hojas que se forman en el embrión de la planta. Las monocotiledóneas son las plantas que tienen semillas con un solo cotiledón, como el maíz, el trigo, el arroz, el plátano o el bambú. Las dicotiledóneas son las plantas que tienen semillas con dos cotiledones, como el frijol, la manzana, el girasol, el roble o la rosa.

En este artículo, nos centraremos en las semillas de angiospermas dicotiledóneas, que son las semillas que se producen en las plantas con flores que tienen dos cotiledones. Te explicaremos qué son las angiospermas, cómo se forman las semillas de angiospermas dicotiledóneas, qué tipos de semillas de angiospermas dicotiledóneas existen, qué importancia tienen las semillas de angiospermas dicotiledóneas y cómo se pueden cultivar y conservar las semillas de angiospermas dicotiledóneas.

Grupos de angiospermas:

Las angiospermas se clasifican en dos grupos principales según el número de cotiledones que poseen sus semillas: monocotiledóneas y dicotiledóneas. Estos grupos se diferencian también por otras características morfológicas, fisiológicas y ecológicas, como la forma de las hojas, la disposición de los haces vasculares, el tipo de flores, el tipo de frutos, el tipo de raíces y la forma de germinación.

Las angiospermas son el grupo más rico y variado de plantas vasculares, con más de 300.000 especies descritas. Cumplen funciones ecológicas vitales, como la fotosíntesis, la fijación de nitrógeno, la polinización, la dispersión de semillas, la formación de suelo, la regulación del clima, el ciclo del agua y el mantenimiento de la biodiversidad. También tienen una gran importancia económica y cultural para los seres humanos, ya que son la base de la alimentación humana y animal, y también son fuente de materias primas, medicinas, cosméticos y artesanías.

Semillas de angiospermas dicotiledóneas ¿Cómo se forman?

Las semillas de angiospermas dicotiledóneas se forman mediante un proceso llamado doble fecundación, que es exclusivo de este grupo de plantas. La doble fecundación implica la participación de dos granos de polen por cada óvulo, y da lugar a dos productos: la semilla y el endosperma.

La semilla:

Se forma a partir de la fusión de uno de los núcleos espermáticos del grano de polen con el núcleo haploide del óvulo, dando lugar a un núcleo diploide que se divide por mitosis para formar el embrión. El embrión se compone de una radícula, que dará origen a la raíz, un hipocótilo, que dará origen al tallo, y dos cotiledones, que son las primeras hojas de la planta.

El endosperma:

Se forma a partir de la fusión del otro núcleo espermático del grano de polen con los dos núcleos polares del saco embrionario, dando lugar a un núcleo triploide que se divide por mitosis para formar un tejido nutritivo que rodea al embrión. El endosperma almacena sustancias como almidón, proteínas o aceites, que servirán de alimento al embrión durante la germinación.

La cubierta de la semilla:

Se forma a partir de los tegumentos del óvulo, que se endurecen y se lignifican. La cubierta protege al embrión y al endosperma de la desecación, los agentes patógenos y los daños mecánicos.

El fruto:

Se forma a partir del ovario de la flor, que se transforma y se desarrolla para envolver a las semillas. El fruto puede ser carnoso o seco, y puede tener diferentes formas, colores y aromas. El fruto tiene la función de proteger y dispersar las semillas, ya sea por medio de la dehiscencia, que es la apertura del fruto para liberar las semillas, o por medio de la ingestión y excreción por parte de los animales.

Semillas de angiospermas dicotiledóneas ¿Qué tipos existen?

Las semillas de angiospermas dicotiledóneas se pueden clasificar en dos tipos principales según la forma y el tamaño de sus cotiledones: albuminosas y exalbuminosas.

Las semillas albuminosas:

Son aquellas que conservan el endosperma, que es el tejido nutritivo que rodea al embrión. Los cotiledones son pequeños y delgados, y no almacenan sustancias de reserva. El embrión se alimenta del endosperma durante la germinación. Algunos ejemplos de semillas albuminosas son el café, el girasol, el ricino o la mostaza.

Las semillas exalbuminosas:

Son aquellas que no conservan el endosperma, que es consumido por el embrión durante el desarrollo de la semilla. Los cotiledones son grandes y gruesos, y almacenan sustancias de reserva. El embrión se alimenta de los cotiledones durante la germinación. Algunos ejemplos de semillas exalbuminosas son el frijol, la manzana, la almendra o el cacahuate.

¿Qué importancia tienen las semillas de angiospermas dicotiledóneas?

Las semillas de angiospermas dicotiledóneas tienen una gran importancia ecológica, económica y cultural para los seres humanos y para el planeta. Algunas de las razones son:😊

  • Las semillas de angiospermas dicotiledóneas son la base de la alimentación humana y animal, ya que proporcionan nutrientes esenciales como carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales. Algunos ejemplos de semillas comestibles son el frijol, la lenteja, el garbanzo, la soja, la almendra, el cacahuate o la nuez.
  • Las semillas de angiospermas dicotiledóneas son la fuente de materias primas para la industria, la medicina, la cosmética y la artesanía, ya que se pueden obtener de ellas aceites, almidones, fibras, colorantes, aromas, medicamentos, jabones, velas, joyas y otros productos. Algunos ejemplos de semillas con usos industriales son el algodón, el lino, el cáñamo, el ricino, el café, el cacao o la vainilla.
  • Las semillas de angiospermas dicotiledóneas son el medio de reproducción y diversificación de las plantas con flores, que son el grupo más rico y variado de plantas vasculares. Las plantas con flores cumplen funciones ecológicas vitales, como la fotosíntesis, la fijación de nitrógeno, la polinización, la dispersión de semillas, la formación de suelo, la regulación del clima, el ciclo del agua y el mantenimiento de la biodiversidad.
  • Las semillas de angiospermas dicotiledóneas son el símbolo de la vida, la fertilidad, la esperanza y la renovación, ya que contienen el potencial de generar una nueva planta. Las semillas de angiospermas dicotiledóneas han sido objeto de admiración, respeto y veneración por parte de diversas culturas y religiones, que les han otorgado un valor sagrado y simbólico. Algunos ejemplos de semillas con significado cultural son el loto, el trébol, la granada o el anís.

Algunos ejemplos de semillas de angiospermas dicotiledóneas son:😊

  • El frijol, que es una semilla exalbuminosa que pertenece a la familia de las leguminosas. El frijol es una fuente de proteínas, fibra, hierro y vitaminas.
  • La manzana, que es una semilla exalbuminosa que pertenece a la familia de las rosáceas. La manzana es una fruta rica en antioxidantes, fibra, potasio y vitamina C.
  • El girasol, que es una semilla albuminosa que pertenece a la familia de las asteráceas. El girasol es una planta ornamental que produce semillas comestibles, que contienen aceite, proteínas, magnesio y vitamina E.
  • El roble, que es una semilla exalbuminosa que pertenece a la familia de las fagáceas. El roble es un árbol que produce bellotas, que son semillas que contienen almidón, taninos y ácido gálico.
  • La rosa, que es una semilla exalbuminosa que pertenece a la familia de las rosáceas. La rosa es una flor que produce escaramujos, que son frutos que contienen semillas ricas en vitamina C, flavonoides y ácidos orgánicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio